Noticias 23-05-2008 Extracto de nota de prensa de IFA -' Incrementar la productividad agrícola mediante los inputs agrarios es la única respuesta sostenible a la crisis alimenticia actual'





Imagen Con motivo de la inauguración de la 76ª Conferencia Anual de la Asociación Internacional de Fabricantes de Fertilizantes (IFA), celebrada durante esta misma semana en Viena, Austria, el presidente de la Asociación, Thorleif Enger, expuso una serie de consideraciones sobre la situación alimentaria mundial:

Es necesario alimentar a la población mundial hoy, pero también deberíamos hacer posible que sea capaz de alimentarse por si misma en el futuro.

La crisis alimenticia actual ha aumentado la conciencia social sobre la importancia de la agricultura y el papel que desempeña la industria de los fertilizantes. Esta situación ofrece una oportunidad única para potenciar las relaciones institucionales entre gobiernos y las diferentes organizaciones relacionadas con la agricultura, con el fin de mejorar significativamente la producción alimenticia, especialmente en países con agriculturas poco desarrolladas.

Existe una necesidad urgente de solucionar la actual crisis alimenticia mediante medidas específicas a corto plazo. La pobreza mundial necesita medidas rápidas, pero si no son las adecuadas pueden crear más problemas que soluciones. Las situaciones de emergencia son responsabilidad de gobiernos y organizaciones internacionales. La industria de los fertilizantes debe centrarse en tratar de eliminar sus deficiencias de producción y logística a corto plazo, para ser capaz de aumentar el suministro actual de nutrientes a los cultivos. A largo plazo, la industria debería aprovechar, en su caso, los beneficios para invertir en nuevas capacidades de producción e infraestructuras logísticas, para poder hacer frente de esta forma en el futuro a una mayor productividad agrícola.

A nivel mundial, debería evitarse concentrar excesivamente la producción de fertilizantes, para evitar un deterioro de los precios y desplazar potencialmente el problema de un país a otro.

Los gobiernos deberían gestionar prudentemente la situación actual. Unas medidas a corto plazo que limiten las exportaciones de los productos alimenticios y produzcan fuertes descensos en los precios interiores, pueden ser devastadoras para los agricultores, que actualmente adquieren los inputs agrícolas a precios elevados y que podrían verse posteriormente incapaces de afrontar sus pagos por no obtener suficientes beneficios.

Existe una relación directa entre la renta de los agricultores y su capacidad para producir mayor cantidad de alimentos. Las medidas para establecer menores precios de los alimentos desaniman a los agricultores a incrementar su producción. Deben establecerse medidas para ayudar a la población afectada por la crisis alimenticia, pero es vital que los actuales precios de los productos agrícolas permanezcan por encima de los precios de las últimas décadas, de forma que los agricultores tengan los medios e incentivos necesarios para aumentar su productividad.

La situación actual hace patente la importancia de incrementar la eficiencia del uso de los nutrientes por los cultivos. Ello incrementaría su suministro y a su vez beneficiaría al medio ambiente e incrementaría la renta de los agricultores. Por ello es necesario que se promocione una mejor utilización de los fertilizantes y de otras fuentes de nutrientes.

Hay una urgente necesidad de que los gobiernos den prioridad a la producción agrícola. Esto debe llevarse a cabo principalmente en los países en vías de desarrollo, donde la agricultura es la clave para eliminar la pobreza y poder evolucionar. La contribución de los fertilizantes a la producción agrícola solo puede optimizarse si los gobiernos invierten para poder proporcionar instituciones de mercado e infraestructuras, investigación agrícola, y servicios de extensión agraria para promover la adopción de las mejores prácticas agrícolas disponibles y tecnologías innovadoras.

Los actuales precios de los fertilizantes son un ejemplo del funcionamiento del principio básico de la oferta y la demanda. Dichos precios reflejan un mercado global que funciona correctamente, pero muy ajustado. Muchos sectores energéticos y de materias primas han registrado tendencias de precios similares, pero han trascendido en menor medida que el de los fertilizantes debido a que sus productos no están tan relacionados con la producción alimentaria.