Noticias 02-09-2008 Los fertilizantes como vía para asegurar la productividad y la fertilidad de los suelos





Imagen El importante incremento de la población mundial en los últimos años viene exigiendo un constante reto a la agricultura para proporcionar un mayor número de alimentos, tanto en cantidad como en calidad. Desde el inicio del siglo XIX, la población mundial se ha multiplicado por cinco, habiendo pasado de 1.000 millones a 6.500 millones en la actualidad, con unas previsiones de que se alcancen entre nueve y diez mil millones de habitantes en el año 2050.

Necesidad de aumentar la producción agrícola

Para alcanzar el reto de poder incrementar la producción agrícola para abastecer a la creciente población, únicamente existen dos factores posibles:

- Aumentar las superficies de cultivo, posibilidad cada vez más limitada sobre todo en los países desarrollados, lo que iría en detrimento de las grandes masas forestales.

- Incrementar la fertilidad del suelo y los rendimientos de los cultivos.

Esta última opción solo será posible con una mejor utilización de los medios de producción, utilizando semillas con un mayor potencial de producción y adecuadas a cada tipo de suelo y clima, controlando plagas y enfermedades, y aplicando y complementando con fertilizantes los nutrientes necesarios para cubrir la totalidad de las necesidades de las plantas.
Con referencia a los fertilizantes, debe tenerse en cuenta que su uso eficiente, racional y responsable, no es perjudicial para el medio ambiente, sino, por el contrario, mejora la fertilidad del suelo y contribuye a reducir la erosión acelerando la cubierta vegetal del suelo y protegiéndolo de los agentes climáticos. Asimismo los fertilizantes son esenciales para mejorar el rendimiento y calidad de las cosechas, así como para la salud humana, aportando los elementos esenciales al metabolismo.
Cuando se alude al efecto contaminante de los fertilizantes, casi siempre infundadamente, debe decirse que todos los excesos son malos, pero no por ello se debe cuestionar el consumo de un producto que aporta importantes ventajas a la sociedad: una intoxicación por medicamentos puede ser perjudicial para la salud, pero no por ello se cuestiona su consumo ni se fomenta prescindir de ellos.
En una agricultura moderna, productiva y respetuosa en todas las condiciones medioambientales, no puede cuestionarse una aplicación adecuada de fertilizantes.
Asimismo, la necesidad de obtener actualmente nuevas fuentes de energía abre un nuevo campo para la agricultura, y la aplicación adecuada de fertilizantes debe contribuir a conseguir este objetivo ya que la biomasa es una fuente principal para la obtención de energía renovable.

El artículo completo se puede consultar a continuación: