Noticias 30-09-2009 Nota de Prensa - El descenso del precio de los fertilizantes facilitará un abonado racional esta sementera





Imagen El consumo de fertilizantes en la agricultura española descendió durante la última campaña aproximadamente un 50 por cien con respecto a la media de los últimos años. En concreto, la aplicación de fertilizantes de sementera se redujo drásticamente, incluso superando el 70 por cien en algunos productos.

El deficiente abonado ha incidido en la escasa cantidad y calidad de las cosechas obtenidas en muchas explotaciones agrarias, en especial en aquellas zonas en las que la climatología ha sido favorable.

Esta situación fue consecuencia del desequilibrio entre los precios de los productos agrícolas que sufrieron una fuerte caída, principalmente de los cereales, y los precios de todos los medios de producción, especialmente fertilizantes y energía.

En 2008 los precios de los fertilizantes subieron de manera significativa en el mercado internacional, como consecuencia de los espectaculares incrementos de los precios mundiales de las materias primas y de la energía. Es importante indicar que, en conjunto, el coste de las materias primas y de la energía vienen a representar un 80 por cien del total de los costes de producción de los fertilizantes.

Desde finales de dicho año se ha producido un descenso de los precios de los fertilizantes a nivel mundial, que se ha transmitido a los mercados de forma muy rápida. Podemos decir que en esta sementera, los precios de los fertilizantes han vuelto a los niveles de los años 2005 y 2006, por lo que se tiende a reestablecer el equilibrio económico de la explotación agraria.

El abonado racional no sólo produce mayores rendimientos, sino que además proporciona cosechas de mejor calidad y mantiene viva la fertilidad del suelo para las próximas generaciones.

Un año más sin aportar al suelo los nutrientes necesarios podría provocar, además de una fuerte reducción de la producción de los cultivos, una importante perdida en la fertilidad del suelo de la explotación.

Fertilizar, hoy en día, es necesario y económicamente viable.