Destacados 06-03-2012 Nota de IFA sobre los falsos mitos sobre la escasez de reservas de fosfato roca





Imagen La Asociación Internacional de Fabricantes de Fertilizantes (IFA) ha elaborado recientemente un artículo encaminado a desmontar los falsos mitos sobre la escasez de reservas mundiales de fosfato roca. Aportando datos para el periodo comprendido entre los años 1992 y 2011, IFA rebate los siguientes falsos mitos:

1 - La producción mundial de fosfato está decreciendo. La producción global de fosfato roca ha aumentado un 35 por cien en el periodo citado, alcanzando la cifra record de 194 millones de toneladas en 2011.

2 - Toda la producción de concentrados de fosfatos se exporta. El comercio exterior permaneció relativamente estable, en torno a 30 millones de toneladas anuales, mientras que el consumo interior ha ido creciendo progresivamente desde 52 millones de toneladas anuales en 1992 hasta llegar a 164 millones de toneladas en 2011.

3 - Gran parte de los fosfatos se extraen del guano y de depósitos sedimentarios. La producción mundial de fosfatos procede en un 85 por cien de depósitos sedimentarios y en un 15 por cien de ígneos. Los depósitos sedimentarios tienen un 90 por cien de las reservas mundiales y están localizados principalmente en China, Marruecos, Estados Unidos, Túnez, Jordania, Siria, Israel, Egipto, Perú, Vietnam, Australia e India. Las reservas ígneas actualmente en explotación están situadas, en orden de importancia, en Rusia, China, Brasil, Sudáfrica, Canadá, Finlandia y Zimbabue. La explotación de los depósitos de guano es minoritaria (Australia).

4 - La industria de los fosfatos es estática. Los principales productores son China, Marruecos, Estados Unidos y Rusia, que suman el 72 por cien de la producción mundial. China ha incrementado su producción, pasando del 16 por cien en 1992 al 35 por cien en 2011, mientras que Estados Unidos ha ido perdiendo peso. La emergente producción en países como Egipto, Argelia, Australia, Siria y Perú han ido compensando los descensos acontecidos en Kazajistán, Togo y Senegal.

5 - Marruecos es el único productor principal de fosfatos. Los fosfatos se producen en 37 países y la producción de Marruecos supone sólo el 14 por cien de la producción mundial.

6 - La producción de fosfatos de Marruecos está estancada. La producción de fosfato roca en Marruecos se ha incrementado un 45 por cien en los últimos 20 años, alcanzando 29 millones de toneladas en 2011. El incremento de la producción se ha destinado fundamentalmente a transformación. Marruecos es el principal exportador de fosfato roca, con un 35/45 por cien del comercio mundial.

7 - Estados Unidos parará pronto su producción de fosfato roca debido a que sus reservas se están agotando. Se ha producido un descenso de un 2 por cien anual, desde 47 millones de toneladas anuales en 1992 a 27 millones de toneladas en 2011, debido a causas diversas.

8 - La producción de fosfatos en Rusia se ha colapsado totalmente. Durante la pasada década la producción en Rusia ha permanecido estable en torno a los 10 millones de toneladas anuales y las exportaciones han ido descendiendo, situándose en 1,5 millones de toneladas.

9 - China exporta concentrados de fosfatos e importa fertilizantes fosfatados. La producción de fosfatos en China ha ido creciendo como consecuencia de una política nacional de inversiones y se estima que en 2011 ha sido cercana a 75 millones de toneladas, mientras que las importaciones de fosfatos han descendido bruscamente.

10 - La industria de los fosfatos no está invirtiendo más en nueva capacidad. IFA estima que la capacidad de producción de fosfato roca se incrementará un 26 por cien entre 2010 y 2015, pasando de 203 millones de toneladas a 256 millones. Las expansiones se llevarán a cabo fundamentalmente en África, seguida de América Latina y Asia.

Como conclusión, IFA destaca que la producción de fosfato roca ha ido creciendo en los últimos 20 años.
Además, el número de países productores ha ido aumentando. Actualmente, se están llevando a cabo varios proyectos de inversión que permitirán abastecer la demanda prevista en los próximos cinco años.
En los últimos años se ha producido un cambio en la estrategia de los países productores y el desarrollo de nueva capacidad se ha dirigido fundamentalmente a transformación, para su comercialización como productos fertilizantes o productos industriales, aportando mayor valor añadido y creando nuevos puestos de trabajo.