Destacados 12-07-2012 Nota de prensa de ANFFE sobre la subida del IVA en los fertilizantes





Imagen NOTA DE PRENSA DE ANFFE SOBRE LA SUBIDA DEL IVA EN LOS FERTILIZANTES

La Asociación Nacional de Fabricantes de Fertilizantes (ANFFE), entidad que agrupa a la práctica totalidad de los productores españoles de fertilizantes y a fabricantes europeos con representación en España, con una capacidad de fabricación que supera el 90 por cien de la producción española, quiere mostrar su gran inquietud y rechazo al anuncio del incremento del tipo del IVA de los productos fertilizantes.

Hay que recordar que la industria española de fertilizantes, paralelamente a la difícil situación económica general, ha venido padeciendo en los últimos años un descenso de las ventas y una alta volatilidad en los precios de las materias primas. Este doble efecto está golpeando fuertemente a todo el sector español, que se ve además obligado a competir con empresas de países terceros con menores costes de personal, energéticos y de materias primas, y con unas medidas medioambientales locales mucho menos restrictivas. Estas diferencias han provocado una pérdida progresiva de la competitividad de las empresas españolas y una posición de clara desventaja con respecto a los productores de tales países.

La subida del IVA puede agravar esta situación, ya que puede afectar al precio de los fertilizantes y tener consecuencias negativas en su consumo. Por otro lado, un menor consumo de fertilizantes conllevaría un descenso de la producción agrícola y una menor rentabilidad de las explotaciones agrarias.

Hay que tener en cuenta que el IVA de los fertilizantes en España ya es superior al de nuestros países vecinos comunitarios, situándose en Francia en el 7%, en Portugal en el 6% y en Italia en el 4%, por lo que esta diferencia se verá aún más acentuada al producirse un incremento suplementario del IVA en nuestro país.

Además, esta medida acarreará graves perjuicios económicos a toda la cadena de producción y comercialización de los productos agroalimentarios, ya que implicará un encarecimiento de los inputs, y por consiguiente una elevación de sus costes de producción. Hay que tener en cuenta la gran contribución al PIB español de la industria agroalimentaria y su destacado papel en la economía española.