Noticias 31-10-2012 Desayuno de trabajo con el título HACIA UN FUTURO CADA VEZ MÁS SOSTENIBLE EN EL SECTOR AGRÍCOLA Y GANADERO





Imagen El pasado 30 de octubre la Plataforma Tecnológica de Agricultura Sostenible (PTAS) ha organizado un desayuno de trabajo con el título HACIA UN FUTURO CADA VEZ MÁS SOSTENIBLE EN EL SECTOR AGRÍCOLA Y GANADERO en el que las empresas agrícolas y ganaderas han mostrado cómo integran la sostenibilidad en sus estrategias de negocio. En la jornada se ha destacado la necesidad que las empresas puedan contar con unos indicadores de sostenibilidad de la agricultura y ganadería españolas tales como los que han sido definidos por la PTAS y cuyo desarrollo ha sido pionero en la Unión Europea.

Se ha contado con la presencia de Elena Cores, Consejera Técnica de la Dirección General de Producciones y Mercados Agrarios (MAGRAMA), quien ha expuesto el IMPACTO DE LAS DIRECTRICES EUROPEAS DE LA PAC EN LA SOSTENIBILIDAD DEL SECTOR AGROPECUARIO EN ESPAÑA. En este sentido, Cores ha señalado que una de las novedades de la propuesta de reforma de la PAC en relación con el sistema de pagos directos a los agricultores es la introducción de un pago verde, o componente de ecologización, obligatorio para los agricultores y dirigido a apoyar prácticas agrícolas beneficiosas para el clima y el medio ambiente, más conocido como greening. Este pago obliga a los agricultores a cumplir con una serie de prácticas agrarias en relación con la diversificación de cultivos, el mantenimiento de pastos permanentes y las superficies de interés ecológico.

Cores ha señalado durante su intervención que el principio de sostenibilidad ambiental de las explotaciones agrarias y la importancia que para éstas debe tener el respeto al medio ambiente es compartido por todos. Pero no es menos cierto que la actividad agraria en Europa es ya hoy una actividad de enorme valor medioambiental, que en las sucesivas reformas de la PAC ha visto reforzado el papel de agricultura como fuente de bienes públicos en esta vertiente.

SOSTENIBILIDAD EMPRESARIAL


Posteriormente se ha celebrado una mesa redonda sobre RETOS PARA EL FUTURO: MAYOR SOSTENIBILIDAD EMPRESARIAL CON EL MENOR IMPACTO EN EL MEDIO AMBIENTE Y EN EL CONSUMIDOR FINAl, que ha contado con la participación de Gerd Botter, Director General de Nanta; Sergio Dedominici, Director General de Syngenta; Javier González Paloma, Jefe de Servicio Agronómico de Fertiberia y Carlos Vicente, Director de Sostenibilidad de Monsanto Europa. En ella se ha podido comprobar que gran parte de las compañías del sector cuentan con estrategias en materia de sostenibilidad, que están poniendo en marcha de forma paulatina y están adaptando sus planes de negocio a este nuevo escenario.

En este sentido, Gerd Botter ha puesto de manifiesto que la compañía que dirige está comprometida con la sostenibilidad a través de tres objetivos. Reducir el impacto de nuestras fábricas en la sociedad, diseñar soluciones nutricionales utilizando la tecnología en alimentación animal y a través de nuestro compromiso con empleados, clientes y proveedores. Así, hemos sido capaces de reducir la huella de carbono a nivel mundial un 36 por ciento y en España, un 60 por ciento.

Por su parte, Dedominici, quien ha asegurado que la agricultura intensiva sostenible está en el ADN de Syngenta, ha hecho especial hincapié en la necesidad de invertir en I+D+i para mejorar el uso de los recursos de los que disponemos. Asimismo, ha subrayado que quien niegue que la agricultura intensiva es sostenible no ha visto la evolución de la agricultura en los últimos 20 años, en los que se han producido cambios tremendamente significativos.

En esta misma línea se ha pronunciado el Jefe de Servicio Agronómico de Fertiberia, González Paloma, quien ha descrito diferentes aspectos en los que se muestra cómo se integra la sostenibilidad en la actividad de la compañía y ha explicado que cuentan con un departamento interno de I+D+i que les permite fabricar productos más eficientes y conseguir que nos hagan ser más competitivos. Además, ha señalado la relevancia de fomentar la divulgación y transmisión del conocimiento a los agricultores, en lo que están trabajando intensamente. González Paloma ha finalizado su intervención asegurando que sin rentabilidad no hay sostenibilidad.

Asimismo, el responsable de Sostenibilidad de Monsanto Europa, Carlos Vicente, ha explicado que la sostenibilidad se sustenta en tres patas; económica, social y medioambiental y ha señalado que si no hay equilibrio entre ellas, no hay sostenibilidad. Vicente, quien se ha mostrado convencido de que la sostenibilidad debe medirse en base a criterios científicos, ha puesto sobre la mesa algunos logros de la compañía en la que trabaja para ejemplificar su apuesta por este concepto. Así, y con el objetivo de duplicar las producciones, ha asegurado que en Estados Unidos y en Canadá han logrado aumentar la producción de colza en un 35 por ciento y la de soja en un 11 por ciento, al mismo tiempo que han conseguido reducir el impacto medioambiental de cultivos como el maíz, la soja o el algodón.

El incremento de población, la crisis actual en la que nos encontramos y los recursos limitados de tierra, agua o energía hacen que haya que producir de forma más eficiente, incrementando el rendimiento de las producciones, produciendo más con menos consumo de recursos por unidad de producción. Sin duda alguna, esta forma de producción incrementa a su vez el valor de la cadena agro-alimentaria, por lo que las empresas han sabido ver su importancia y cada vez lo tienen más en cuenta a la hora de desarrollar sus planes de actuación.

Por su parte, la Coordinadora de la Plataforma, Elena Sáenz, ha subrayado la necesidad de invertir en I+D+i y en el desarrollo de nuevas tecnologías (algunas ya disponibles) que, puestas al servicio del sector agrícola y ganadero, contribuyan a mejorar la eficiencia productiva, optimizando el uso de los recursos naturales, con el objetivo de lograr una verdadera sostenibilidad en el conjunto del sector. En este sentido, Sáenz ha resaltado que la sostenibilidad de la producción agraria debe medirse basada en criterios científicos por unidad de producción obtenida.